lunes, 27 de febrero de 2017

En verdad quiero pasarle a veces borrador a los sentimientos, a los recuerdos y todos los pesares.
Hacer con las nostalgias lo que le hago a mi pelo cuando lo lavo y perfumo, deslastrarme de esa mugre que son todos afectos que se fueron añadiendo al corazón coraza.
Acá estoy: noche en vela, corazón en vilo.
Admitiendo que se vivir sin ti, sin este y sin aquel, coexistiendo con una soledad enmontada, llena de bruma, vientos que traen canciones, hojas que escuecen en viejas heridas…

sábado, 7 de enero de 2017

Y verás…

-->


Quédate con mi luna en tu órbita; dame a cambio una noche de tu sol,
Quédate con mi paz te la regalo (…)rompamos el silencio, gritando tu, gritando yo”
Ricardo Montaner (Por Una Noche De Tu Sol)

La teoría de que el amor se comporta como las mariposas, resulta más precisa que los posibles efectos de un hipotético cupido. Sin embargo, por muy quieta me quede no logro verte llegar ¿qué tan lejos estarás?
Aquí te espera mi entereza con manos y labios incluidos.
Aquí aguardan para tus oídos mi infinidad de historias con y sin su música…
Aquí mi locura para amar con mi cordura para permanecer
Camina, avanza, corre, vuela; recuerda que  a las agujas del reloj le somos cruelmente indiferentes.
Llega pronto para hablarte bajito y escribirte a mano: y escribirte con las manos sin papel ni ropa.
Y así, recordando a Serrat(1): a salvo en el pequeño edén de un cerrado espacio gastarnos los labios en un cuerpo a cuerpo fiero, donde al exilio vayan el miedo y la soledad perdiendo la muerte por dos a cero, pero sin hora del timbre que anuncie tu ausencia…

(1): A la Hora del Timbre: Joan Manuel Serrat (parafraseando parte de la última estrofa)




martes, 6 de diciembre de 2016

desaparezcan de mi mente

Hablaba Lorca de un Duende: ese que a la vuelta de un par de tragos, en medio del humo y las risas, se abre paso desde dentro del alma y se expresa convertido en poema o canción. Pero hace rato que lo tengo dormido... Hoy llegaron las musas al llamado del jazz, ese que dice: "como yo te quise nadie, nadie, nadie te ha querido (...) yo vivo como el aire libre pero sin saber a dónde va..." 
Pero las musas no entienden mi explicación sobre la constante transfiguración de rostros que urgida se balancea en el archivo de mis amores, en el centro de mis querencias, sonrisas y nostalgias...
Después de todo no se equivoca el jazz cuando les pide, a esos sin caras, a esos mezquinos, a esos ambiguos amores: "...si ahora tú te marchas, vete para siempre, no te des la vuelta que las vueltas siempre duelen; y abre la ventana que da al paraíso: olvídame si puedes que yo no he podido..."

viernes, 4 de noviembre de 2016

cómo te digo...

Cómo puedo contarte que me gusta gustarte.
Joaquín Sabina
Ella te gusta...
Sus ocurrencias, sus anécdotas, su decir dicharachero, su fé en la vida, su paso sonoro por donde pisa y pasa; su risa a prueba de ajenas amarguras.
La piensas y la admiras...
Te la imaginas desnuda por una noche y te la imaginas de tu mano por una vida, luego evades y sigues.
Ella te asusta...
Puede representarte el fin de tu paz, la amenaza de tu equilibrio, o el eje de un doloroso desprecio por lo no recíproco, por el temido "no va más" que se anticipa a cualquier anhelo.
Luego se te olvida; ignoras que existe, finges olvidarla ante tu espejo matutino y sigue tu rutina, el día a día: lo ordinario.
Ella jamás será ordinaria, ni corriente, ni frívola, pero jamás será tuya porque en tanta esencia la posesión no aplica.

Ella jamás será tonta, ni básica, ni será inoportuna,

ni estará de más; pero tampoco será para estar a tu lado: porque jamás te atreviste a abordarla.
Hoy volvió a suspirar en comunión con su soledad mientras lo "regular" de tu existencia te arropa y te carcome: tú te lo pierdes...


martes, 9 de febrero de 2016

en martes triste

¿Cómo se aprende a vivir sin esperar? Simplemente respirando, sin pensar en poco o nada más allá de lo que el presente ofrece. Aprender a "soltar todo y largarse" sin que la conciencia llegue con su pájaro carpintero a taladrar todas las tejas, sean de madera o no. 
Necesito saber NO esperar, no aguardar, no anhelar. 
Definitivamente hay una mutilación necesaria cuando se cree tener la "responsabilidad" de seguir sobreviviendo.

lunes, 8 de febrero de 2016

pavadas de carajita

Nunca creí en hadas madrinas ni aprobé la potencial existencia de princesas, mucho menos de príncipes, mucho menos azules. Sin embargo, a ese que en penumbra llega sin poemas y sin flores, con gama apetecible de humanos defectos y vestales arrogancias; ese que irrumpe en mi sueño y en mi vigilia auto otorgándose el derecho de atravesarse en mi azotea, quebrar las tejas de mi techo, de halarme mis sábanas favoritas y con ellas llevarse mi calma. A ese en fin, aunque no me oiga, aunque no sepa de mí, aunque en vano sean mis súplicas y de más estén mis ruegos, igual le exijo no vulnerar más los pocos pétalos que guardan rocío. Igual le pido, si le es posible, no quebrar las últimas fibras que sostienen mis alas. No restarle verde al prado ni carmesí a la sangre. Así nunca me toque, que me deje intacta la ilusión de saberme deseada, admirada, de manejar como certeza la posibilidad de que a quien amo igual me ama. 

domingo, 7 de febrero de 2016

Es tan pero tan duro sentirse sólo en medio de la gente. Vivir la soledad al cuadrado, a veces a la décima o enésima potencia... Es tan triste sentirse triste sólo por experimentar vacío, incertidumbre.
¿Acaso sólo yo vivo la vida sin convencimiento?
Sólo yo coreo aquella estrofa de Manolo:
"Alejate espejismo del amor eterno, sólo eres literaria veleidad, ni al peregrino das posada ni al sediento agua ni al que ansía saber muestras la verdad..."
Definitivamente no, no soy sola aunque esté sola. Sólo soy un rostro más en el coro de rostros solitarios, que aunque hagan coro, no se parecen entre sí. Porque ninguna melancolía tiene réplica. Eso sólo pasa con la risa.

domingo, 31 de enero de 2016

puede que vuelva a ser yo

Transcurridos doce larguísimos meses desde la última vez que les permití (y que me permití) leerme, debo acotar (no sin poca vergüenza) que la distancia y el motivo del "vacío comunicacional" no responde a loables acciones, ni a alguna tragedia personal. Claro, si no se considera tragedia personal que un ser como yo, se encarrile en un quince y último de domingos de fútbol y columpio en el jardín...
Es que, a pesar de cualquier cantidad de auto interpelaciones, no puedo considerar que me enfrento conmigo si no tomo la decisión de escribir mis cuitas de adentro adentro, y además las publico para mayor autocrueldad. Debiendo reconocer (por ejemplo), que pasó un año, pasaron dos, pasaron tres, y esta mañana me hallo anhelando las horas eternas que en mi haber eran minutos dentro de un laboratorio donde cuidarle un cultivo a un tesista, sacar un diagnóstico o esterilizar un material era la dicha aunque jamás me pagaran. Me encuentro extrañando las tardes bajo el árbol de mango oyendo las reflexiones variopintas y siempre de inmunología del Profe Jorge, esas tardes de fumar y beber café en ayunas sin que el estómago doliera. Me hallo encarnando la canción de Pablo ¿Dónde estarán? y apenas cumpliré la edad de Cristo: fácil no está.
Con los mejores amigos retirados de mi ciudad y muchos del país, con la realidad de una graduada en una profesión de decepciones y utopías; con el espíritu aún apostándole a otro mundo posible, aunque mi alma y pies a diario pateen inmundicias de apegos, alieanamientos e injusticas como piedras en el camino y como pan en la mesa, acá sigo empecinada en demostrar que "me adapté" pero aún clara en estar "atormentada de sentido" y ahí si tiene razón Fito: esa sí es la parte más pesada; ahí tiene razón Silvio: la angustia es el precio de ser uno mismo.
Por hoy solo me queda recordarle a quien alguna vez me leyó,  a quien le dejen leerme al que ya nunca me leerá, que sigo en la responsable y perseverante tarea de continuar viva, a pesar de todas mis contradicciones, errores y preguntas al viento, que aún permanezco, en mi camisa de once varas buscándole la quinta pata a la mesa de mi existencia. Que sigo convencida de que no es deber de los ríos guardar un minuto de silencio por mi perenne tristeza, pues cuando suena el río, suena el río y con sus piedras puedo recordarme que el destino del cruel sí tiene nombre, y; con el frío de sus aguas en mis plantas la vida me susurra que aún quedará algún rostro que iluminar con mi sonrisa, algún camino que indicar con mi mano.
Quizás mañana vuelva, a comentar algunas u otras cosas...

 

miércoles, 28 de enero de 2015

De tí aprendió mi corazón...

¿Y quién me habrá convencido de que era mi derecho y a su vez el deber de alguien hacerme y coronarme como la princesa de un cuento infinito?
Quizás se trata de tantas muñecas barbies que me compraron en la infancia, o las novelas venezolanas y mexicanas que me embasuraron el cerebro al extremo de ampliar mis expectativas sentimentales  hasta linderos inalcanzables, quizás fue el haber leido a Wilde, Verne y a Alighieri antes de cumplir 13 años y devorarme a Hesse antes de llegar a los 20, con su Frau Frida, su Armanda, sus noches de Mozart y de Pablo tocando un Fox-Trot, no sé...
El hecho es que aún mi subconsciente se resiste a resignarse a que esto es la vida, a que esto es que te quieran, que te amen, a que así sabe que no te necesiten ni te admiren ni le quites el sueño a nadie (o al menos a quien muchas veces te
lo quitó a tí), pero aún así, hay un "te amo" que se lee y suena hueco como todo aquello que no se soporta, que no se fundamenta, que es un guiso sin sal, un café con leche con edulcorante sintético.
Y bueno, por hoy suspendo lo que pretendía ser una retahila de desahogo e hilvanada concreción literaria o pseudoartística, o al menos un ensayo de la misma. El alma y el espíritu no me dan para ser talentosa y el cuerpo no me da para emplear el tiempo en este espacio, debo reorientar la mirada, los dedos, el intelecto a seguir caminando en esta vida, que de vida no le veo tanto y a recibir con beneplácito el próximo "te amo" o "te quiero mucho" que por cumplido se exhala sin sabor y sin ánimo.



viernes, 26 de septiembre de 2014

cantando esta cancioncita desde el alma...


"...a tí te deseo que de cascabeles, pífanos y timbales se alegre tu camino,
que nunca te sea adverso el destino, que encuentres en tu vida amigos diáfanos y entretenidos.

Sobre mis párpados velas, frágil ave de la madrugada, eres péndulo que en la vigilia hiere.
Tus cortantes palabras, tu rotundo gesto, son el gélido viento que silba por las rendijas de mi pensamiento. Y es tan honda la nostalgia que hoy siento...

Aléjate espejismo del amor eterno, sólo eres literaria veleidad. Ni al peregrino das posada,
ni al sediento agua, ni al que ansía saber muestras la verdad.

Detesto el tiempo, la ansiedad lamento. Descansar sólo quiero, junto al calor del fuego. Me amarro al momento y lo único que poseo, con los hombres azules irme al azul desierto.

Es lo que hoy deseo, y a tí te deseo que encuentres tu camino. Es lo que hoy te deseo y lo que hoy te escribo."
 Manolo García
 

10 Mandamientos para salvar la tierra

1. Acabar con el sistema capitalista

2. Renunciar a las guerras

3. Un mundo sin imperialismo ni colonialismo

4. Derecho al agua

5. Desarrollo de energías limpias

6. Respeto a la madre tierra

7. Servicios básicos como derechos humanos

8. Combatir las desigualdades

9. Promover la diversidad de culturas y economías

10. Vivir bien, no vivir mejor a costa del otro